//
estás leyendo...
Docencia, Guías formativas, Investigación, Noticias de Interés Sanitario, otros documentos

El Hospital Universitario de La Ribera incorpora la más avanzada técnica de radioterapia para eliminar el cáncer de próstata

  • Se trata de la braquiterapia de alta tasa de dosis, para cuya aplicación el Hospital de La Ribera ha invertido 163.000 euros en la adquisición de un ecógrafo y el software necesario.
  • Con esta técnica, la posibilidad de controlar la enfermedad es mayor, produciendo menos daño en los tejidos sanos adyacentes; además, ofrece otras ventajas al paciente, como pocos efectos secundarios y la no hospitalización.
  • El Hospital Universitario de La Ribera se convierte, así, en el segundo hospital público de la Comunitat Valenciana en incorporar esta tecnología, después de La Fe.

radioterapia

El Hospital Universitario de La Ribera ha incorporado la braquiterapia de alta tasa de dosis para abordar el cáncer de próstata. Se trata de una avanzada técnica de radioterapia con resultados equiparables a los de la cirugía, pero con mayores ventajas.

Así, el paciente se beneficia de su corta duración, en torno a los 10-15 minutos, y de que se realiza de forma ambulatoria, por lo que puede volver a su casa el mismo día en que se le realiza el procedimiento, tras permanecer un breve periodo de tiempo en observación.

Para llevar a cabo esta técnica, el Hospital de Alzira ha invertido 163.000 euros en la adquisición de un ecógrafo y del software necesario. El Hospital de La Ribera se convierte, así, en el segundo hospital público de la Comunitat Valenciana en incorporar esta tecnología, después de La Fe.

Según ha destacado el jefe del Servicio de Radioterapia del Hospital Universitario de La Ribera, Dr. Miguel Soler, “la braquiterapia de alta tasa de dosis es un tratamiento radioterápico que consiste en la introducción de una fuente radiactiva dentro del tumor, con el fin de administrar una mayor cantidad de radiación en un periodo más corto de tiempo”.

De hecho, “las dosis tumoricidas que se pueden alcanzar con esta técnica, son las más altas que se consiguen en radioterapia y, por tanto, la posibilidad de controlar la enfermedad es mayor”, ha señalado el Dr. Soler, quien ha añadido que “además, la dosis de radiación se concentra en el tumor y, por tanto, produce menor daño en los tejidos sanos adyacentes (vejiga y recto) manteniéndolos libres de radiaciones”.

Para poder realizar esta técnica, el paciente es sometido a una raquianestesia (por lo que permanece despierto durante todo el procedimiento) y, mediante una ecografía de alta resolución, se le colocan unos tubos flexibles dentro de la próstata a través del perineo.

Una vez insertados en el seno de la próstata, y en el mismo quirófano, se realiza el cálculo de la dosis de radiación que debe recibir el paciente y se procede a aplicársela. “El hecho de que este cálculo se haga en el mismo momento de realizar el procedimiento, y no días antes como ocurre en otro tipo de técnicas, favorece la fiabilidad a la hora de eliminar el tumor”, ha destacado el Dr. Soler.

Terminado el procedimiento, se retiran los tubos del paciente, quien permanece en observación durante, aproximadamente, una hora, periodo tras el cual puede regresar a su casa. Según el jefe del Servicio de Radioterapia del hospital alcireño, “se trata de una técnica totalmente indolora, mínimamente invasiva, sin sangrado y que es muy bien tolerada por los pacientes”.

Además, “al retirársele las fuentes radiactivas, el paciente no necesita mantener ningún tipo de aislamiento de niños y mujeres embarazadas, como ocurre en el caso de la braquiterapia de semillas radioactivas de baja tasa, en las que el paciente mantiene las fuentes radiactivas dentro de la próstata durante unos días”.

La braquiterapia de alta tasa de dosis “está indicada en cualquier estadio y grado de agresividad de la enfermedad, tanto si está localizada en la próstata como si afecta a los tejidos circundantes”.

El Hospital Universitario de La Ribera aplicará esta técnica en aquellos pacientes que no puedan ser intervenidos quirúrgicamente por haber sido sometidos a una resección transuretral de próstata por enfermedad benigna, por haber sido tratados previamente con cirugía, radioterapia externa o braquiterapia con semillas de tasa baja o, simplemente, por tratarse de pacientes que no quieren tratarse con cirugía. Está previsto que unos 70 pacientes se beneficien de esta técnica cada año en La Ribera.

Según ha afirmado el Dr. Soler, “esta técnica se puede utilizar como tratamiento exclusivo del cáncer de próstata precoz o combinado con radioterapia externa y/o hormonoterapia, según lo aconseje el estudio individualizado de cada caso”.

Cáncer de próstata

El cáncer de próstata es uno de los tumores más comunes en el hombre, pero con muy buen pronóstico, ya que la tasa de supervivencia a los 5 años es del 85% para pacientes cuyos tumores se descubren en una etapa precoz.

Se trata de una enfermedad que afecta a las células de la próstata, una glándula de un tamaño similar al de una castaña, situada debajo de la vejiga de la orina, y que rodea a la uretra.

Normalmente, las células de esta glándula crecen y se dividen ordenadamente. Cuando este proceso falla, las células se dividen anormalmente y de una forma acelerada, produciéndose así un tumor o cáncer de próstata que puede invadir otras partes del cuerpo.

El Hospital Universitario de La Ribera diagnostica cada año unos 150 casos de cáncer de próstata

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: